VERDURAS DE RAÍZ ASADAS

VERDURAS DE RAÍZ ASADAS

Las verduras de raíz asadas son ricas en almidón y una forma de dar dulzor y aportar hidratos de carbono a las comidas sin recurrir al pan, cereales y féculas. Su sabor es dulce muy agradable en invierno, calma y relaja. Su efecto prebiótico es menor que el de las verduras, pero es una forma de complementar el aporte prebiótico en los meses de fríos o si no toleras bien los alimentos crudos. Para reducir su índice glucémico, déjalas enfriar en la nevera antes de consumir y combínalas con jengibre y cúrcuma o un curry suave. Puedes tomarlas como tentempié, combinadas con una grasa saludable, o bien acompañando a otras verduras verdes o de hoja verde en las comidas principales, utilizarlas en patés vegetales, cremas o batidos.

 

Receta de verduras asadas

Por la doctora Elena Carrió bióloga y chef natural.

Ingredientes…

1 trozo de Calabaza de 500g aprox.

2 Nabos violeta o rutabagas

3 Tupinambos o 2 Chirivías

3 cucharadas de aceite de Oliva virgen extra de 1ra prensión.

Zumo de jengibre recién exprimido (opcional)

½ limón

Sal

 

Procedimiento..

  1. Precalentar el horno a 190º (si vas a usar una cocotte) o 180º si usas una fuente para horno.
  2. Lavar las verduras, pelar la calabaza (o el celeri) y cortar en dados grandes de unos 2cm. de lado.
  3. Lavar el resto de verduras sin pelarlas (si son ecológicas y la piel está en buen estado) usando un cepillo de verduras si fuera necesario. Cortar los nabos en dados o gajos gruesos, los tupinambos en trozos de tamaño similar y las chirivías, si las usamos, con el método rodado.
  4. Colocar las verduras en un cocotte de hierro fundido o una fuente para horno (de vidrio o loza) con tapa cubierta con papel vegetal de forma que quede bien sellado y no se pierdan los jugos Añadir el aceite, la sal y remover bien para que las verduras se impregnen.
  5. Asar durante 25-30 minutos removiendo una vez a mitad de la cocción para que se hagan de forma homogénea, pero sin que queden demasiado blandas. Si usas una cocotte necesitarás algo más de tiempo ya que la cocotte tarda en calentarse pero en cambio puedes apagar el horno un poco antes para aprovechar el calor residual que mantiene.
  6. Sacar del horno, añadir el zumo de jengibre, un poco de tamari opcional y mover en círculos para mezclar sin romper las verduras. Dejar templar antes de servir o enfriar en la nevera a 4-5º antes de consumir.

 

Variantes:

Se pueden añadir especias y/o hierbas aromáticas. En lugar de calabaza, puedes utilizar celeri, boniato o zanahoria. También se pueden añadir ajos enteros o cebolla cortada en dados muy grande. En lugar de zumo, se pueden añadir desde el principio unas rodajas de jengibre fresco (con cuidado de retirarlas después)

Una vez que aprendemos las indicaciones de temperatura adecuada del horno, y cuales son los alimentos beneficiosos para la flora intestinal.

Podemos variar a los que tengamos a disposición en casa.

Yo por ejemplo, propongo estas verduras cortadas (que también vario según lo que tengo).

Las hago al horno precalentado a 180º y luego añado las verduras con aceite de oliva virgen extra, un le agrego cúrcuma, pimienta, nuez moscada, una pizca de sal, y romero. Usando el método rodado es decir las voy dando vuelta.

Las dejo 25/30 minutos en total.

Los primeros 15 de un lado luego saco la bandeja y las doy vuelta y la dejo otros 15.

Luego apago el horno y las dejo dentro mientras se mantenga el calor.

Una vez hechos los vegetales los dejo enfriar de un día para otro, ya que por lo general cocino cantidad para una semana y las voy comiendo en diferentes platos, ya sea en ensaladas, con hojas verdes o para combinar con legumbres o cereales.

Es un diez tenerlas preparadas facilita todo aporta beneficios increíbles a nuestra microbiota intestinal, ya que al estar frías, mantienen el almidón resistente.

 

 

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *